Albañilería: lo que necesitas saber sobre los pavimentos de gres y piedra natural

Una duda muy habitual relativa al hogar es qué tipo de pavimento colocar en las áreas exteriores de la vivienda. Los diseños y los materiales actuales nos ofrecen diferentes soluciones muy funcionales, aunque en los últimos tiempos están cobrando protagonismo pavimentos muy empleados gracias a su calidad, resistencia y atractivo estético. Hablamos de los pavimentos de gres y piedra natural, que también son utilizados para el revestimiento de fachadas y de vallados. Con la idea de que aciertes en tu elección, te invitamos a que conozcas las ventajas y desventajas de ambos materiales.

 

Gres

 

La cerámica de gres es una de las alternativas más demandadas en las construcciones y reformas actuales. Las estancias donde más se usa este tipo de pavimento son los jardines y terrazas.

Son pavimentos fáciles de limpiar y muy resistentes frente a los cambios de temperatura. Cabe destacar que los suelos de gres ofrecen una amplísima gama de acabados, incluyendo imitaciones de madera o piedra.

 

Ventajas

Durabilidad:

La solidez y resistencia de este tipo de pavimentos es muy elevada. Un suelo de gres instalado adecuadamente puede durar toda la vida sin problemas, sobre todo, si le proporcionamos un mantenimiento adecuado.

Sencillo mantenimiento:

La suciedad y las manchas se eliminan muy fácilmente con una fregona y con el empleo de productos específicos para la limpieza de suelos cerámicos.

Precios económicos: generalmente, el precio es bastante más asequible en comparación con otro tipo de pavimentos.

 

Desventajas

Frialdad: durante los días fríos de invierno, los suelos de gres pueden alcanzar temperaturas bajas.

Porosidad: al ser un material poroso, se ha de efectuar un tratamiento de impermeabilización. De ese modo, podremos prevenir posibles manchas.

 

Piedra Natural

 

Se trata de un material respetuoso con el medio ambiente y con gran atractivo estético. Tanto irregular como pulida, la piedra natural es un material de gran durabilidad y fácil mantenimiento. Su particularidad radica precisamente en eso, cada suelo de piedra es único.

 

Ventajas

Densidad: la gran densidad de la piedra natural es una de sus principales ventajas, ofreciendo una enorme resistencia y una gran durabilidad.

Regulación térmica: es un buen aislante tanto en invierno como en verano, aportando la calidez y frescura necesaria en cada época.

  • Versatilidad: no existe otro material que presente tantas texturas y colores diferentes.
  • Material único en decoración: la piedra ofrece una agradable sensación de confort, lujo y elegancia muy difícil de igualar. Además, su origen natural lo convierte en un material único.

Desventajas

– La reparación o la modificación puede resultar compleja.

  • Es necesario tener experiencia para llevar a cabo su instalación con é

 

La albañilería ha evolucionado considerablemente durante los últimos años, ofreciendo sorprendentes resultados a partir de presupuestos muy ajustados. Los profesionales del sector podrán proporcionarte más información sobre estos dos excelentes pavimentos.

Sin Comentarios

Publicar Comentario

Uso de cookies

Usamos cookies para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando acepta el uso de las cookies y nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies